José María Calvo

    Presentación en ADEU

     

    ADEU (Asociación de estudiantes universitarios de Berazategui), ubicado en la esquina de la calle 12 y 148, abrió sus puertas a la segunda presentación de la novela "Kilómetro 26".

    La idea de acercarme a este espacio nació de la sana curiosidad de haber caminado muchas veces por su vereda y haber observado las diferentes actividades que se realizan bajo su techo (techo que merece una nota aparte, los que tengan contacto con la asociación lo entenderán).

     

    Es importante -antes de seguir escribiendo- realizar al menos una aclaración respecto al organismo de ADEU y a su funcionamiento y/o miembros.

    Gustavo Damián González, director de la asociación, tiene una carrera política y, por obvias razones, una militancia acorde a su línea de pensamiento; posición que puede ser compartida, criticada, alabada o simplemente pasada por alto, pero siempre respetada. Al acercarme a ADEU en busca de un espacio y dialogar con sus integrantes conocí esta faceta; hecho que no es ningún misterio ni nada por el estilo, cualquiera al entablar una conversación con otra persona reconoce ideas y posturas.

    Sin embargo, y he aquí lo importante, al participar de algunos eventos pude notar, con sorpresa y alegría, que las puertas de la asociación no estaban abiertas exclusivamente para quienes adhieren a cierta ideología.

    He presenciado exposiciones donde la temática podía alcanzar inclinaciones disidentes a las defendidas por Gustavo –como sucedió– y él, lejos de ponerles trabas o censurarlas, las dejó expresarse para luego debatirlas, cada uno dentro de su sitio y con sus argumentos.

    Este ejercicio democrático me pareció sano y tremendamente importante y creí que sería muy injusto de mi parte no mencionarlo.

    ADEU es un espacio plural, transparente y de libre expresión. Así funcionó mientras estuve presente y no encontré grietas en estas cuestiones. Se respetó mi pensamiento, los de mis amigos y todos sus integrantes se mostraron solícitos a la hora de colaborar en conjunto para hacer llegar a los vecinos una modesta propuesta cultural.

    Debido a eso, y a la calidez humana, les estoy sumamente agradecido.

    Pottes, París y Berazategui

    Contacté a Noelia para pedirle ayuda; Es de público conocimiento que al momento de armar una presentación buscó colaboradores (primero, para compensar mi poca experiencia y segundo, para lograr una propuesta atractiva y lo más orgánica posible).

    No nos conocíamos; lo único que sabía de ella era que había participado de una muestra en París, en el Museo del Louvre, y que vivía en la zona. La contacté a través de facebook y la invité.

    No sabía cual sería su respuesta: sí, no, jamás, estoy ocupada...

    (Podía ser cualquiera).

    Por fortuna me contestó que sí. A los pocos días nos encontramos en una pizzería de Berazategui y formalizamos la propuesta.

    Charlamos bastante. Es una chica aplicada, dedicada a lo suyo, decididamente enamorada de lo que hace.

    Vivir de lo a que uno le gusta es un privilegio, y también una proeza. Se necesita conocimiento, esfuerzo, perseverancia, trabajo, trabajo y más trabajo... y alguien que te acompañe y te despierte cuando el cansancio te vence y te impide trabajar.

    Ella tiene todo eso.

    Gracias Noelia por el acompañamiento.

    (Y por la pintura que descansa en la pared de mi casa).

    Jinetes Cósmicos, músicos en HD

    La banda de Andrés Garvie (guitarra y voz), Juan Ignacio Duarte (bajo) y Marcelo Leonel Acosta  (batería) dio el presente para cerrar el evento.

    La participación de Jinetes Cósmicos fue una de las sorpresas más gratas de la noche.

    Comenzaré diciendo que la forma en que entré en contacto con ellos fue por medio de un coordinador de Berazategui Rock. 

    Me acerqué a Marcelo (a quien debo muchísimo por el favor) comentándole que tenía que organizar un evento cultural y necesitaba una banda para que hiciera tres o cuatro temas. Me pidió algunos detalles más, y luego me dijo:

    "Hay unos chicos que son muy buenos y muy versátiles, y creo que tienen el perfil perfecto para lo que querés hacer. Además de sus temas, hacen un poco de todo: rock, pop, temas en inglés".

    Le hice caso; antes de hacerlo busqué algunos temas en YOUTUBE para saber mo sonaban y de qué se trataba. Confirmado el talento de los chicos, me contacté con ellos y la respuesta afirmativa no se hizo esperar.

     

    En resumen, Andrés y sus compañeros (Juan Ignacio, en este caso) mostraron muy buena onda, se sumaron al pequeño espacio sin ninguna objeción (hecho que demuestra verdaderas ganas de hacer música) y tocaron como los profesionales que son.

    ¡¡¡Para ellos, todos nuestros aplausos!!!

    gallery/foto en adeu

    Vuelta de tuerca

    "Todo suma", me dijo un amigo (y no se equivocaba). Nuestro paso por ADEU fue austero y su análisis resulta difícil.

    ¿Pudo ser mejor? Sí, seguro. Nosotros, como organizadores, ¿Pusimos todo lo necesario y trabajamos mucho en su realización? También.

    Surgieron detalles -como sucederá en todos lados- pero se superaron. Angel Daniel Solis, como suele hacerlo, tomó el timón y nos condujo a un puerto seguro. Un espacio que él fue creando y donde pude interferir para hacer mención a una obra de poesía que considero importante, por su contenido y por lo que está destinado a generar, "La desatención de los tumores supremos".

    "Todo suma", me dijo y así fue: conocí a la gente de ADEU, a dos jinetes que no le temen a nada con tal de hacer música, a una artista consagrada y me reencontré con viejos amigos. ¿Se puede pedir algo más?.

    gallery/jinetes cósmicos
    gallery/pottes